22 abril 2006

Reflexión


Es increible cómo un idealista puede morir por su utopía y desear, al mismo tiempo, que en su muerte, no pierda su individualidad.

2 comentarios:

Falma Telemna dijo...

no entiendo ¿por qué habría de perderla? la utopía nos une, lo mismo que la sociedad, pero no por ello nos masifica.
Al menos eso creo.

El Serch dijo...

mmm, creo que cuando el idealista eme perder su individualidad, es porque no es un místico. O porque la utopía no es el Uno-Todo que puede redimirlo. ¿O qué sería la utopía sin su halo redentor?

-------

Que tal, me llamo Sergio, y me gusta tu blog. Ya lo seguiré visitándo.