21 agosto 2006

Fragmento


La ciudad del sol (Tommaso Campanella)


El aire es cielo impuro, y el fuego procede del Sol, y el mar es el sudor de la Tierra licuada por el sol, en tanto el aire une al Sol con la Tierra como la sangre al espíritu con el cuerpo humano; y el mundo es un animal enorme.

2 comentarios:

Pato Pascual dijo...

Platónico él, pero bello.

Nadx dijo...

Sangre que se purifica con ese aire impuro, se revitaliza con el fuego diario y se limpia con ese sudor encantador.