05 diciembre 2011

En defensa contra la muerte

"El retrato es la única defensa del hombre contra la muerte"

- Alberto Durero



La imagen está colocada dentro del tiempo como presencia viva, y fuera del tiempo como como vida de la presencia.

24 octubre 2011

La Tierra de la virtud

En su novela "Los bajos fondos", el defensor de los proletarios rusos, Máximo Gorki, relata la historia de un pobre hombre que sobrellevaba la vida en Siberia diciéndose, cuando se sentía desanimado y con ganas de morir: "No es nada, puedo soportarlo, sólo aguardaré un poco más y después me marcharé, lo dejaré todo y me iré a la Tierra de la virtud". Pero un día llega a esos confines un científico exiliado con libros, mapas, planos y diversos instrumentos. El pobre hombre, al enterarse, acude a su presencia para que le indique, en sus mapas, la correcta localización de la mítica Tierra de la virtud. El científico, luego de repetidas insistencias, le intenta demostrar que tal lugar no existe. El pobre hombre, desesperado, lo insulta y la da varias bofetadas gritándole que sus libros y sus mapas son totalmente inútiles. Luego, se dirige a su casa y se ahorca[1].




[1] Olivares, Godofrado. Objetos ¿conocidos?. Primera edición. Ediciones Tecolote. México, 2007.

09 octubre 2011

Stepanchikovo ¿y sus moradores?

Stepanchikovo es una obra de Fedor Dostoyewsky, de hecho la única "comedia" que se le conoce. En realidad es una obra de la vida cotidiana llena del drama psicológico característico de este autor.

Sin embargo, y es característica de la literatura rusa del siglo XIX, Stepanchikovo es en realidad un poblado al noroeste de Moscú y al sureste de San Petesburgo, de donde probablemente Fedor tomó algunas características de su novela.

Es claro que la literatura rusa es una literatura costumbrista que refleja, y lo hace muy bien, a la sociedad de su tiempo.

Quizá deba visitar Stepanchikovo cuando haga una visita a Moscú.

17 septiembre 2011

El cementerio de Praga


La más reciente de las novelas de Umberto Eco consigue, como siempre, atrapar al lector. Como en todas sus novelas, un pequeño pretexto le sirve para crear una historia alternativa que no es ni del todo verdadera ni del todo falsa, pero se alimenta de del pensamiento psicogenético del espectador, es decir, de todas pensamientos que han sobrevivido a lo largo del tiempo en la idea colectiva, en este caso, sobre los prejuicios hacia los judíos, los jesuitas y los masones.

Me parece que no es la mejor novela de Eco, pero mantiene la calidad y las características fundamentales de su obra novelesca: intriga, suspenso, giros inesperados y especialmente detalles culteranos de mal gusto, pero muy divertidos.

Si ya has leído alguna obra suya, no te puedes perder esta última entrega que tiene cerca de 10 meses en el mercado. Si no has leído ninguna, enlisto en orden de mejor a menos buena según mi criterio.

1. Baudolino
2. El nombre de la rosa
3. La isla del día de antes
4. El péndulo de Foucault
5. El cementerio de Praga
6. La misteriosa llama de la reina Loana

18 agosto 2011

Buen guión


No es la mejor película animada, pero hay mejor intención de competencia con Pixar.

Me gustó particularmente entender por qué se llama Rango el personaje... si no la has visto ¡vela!, pasarás un buen rato.

Me gustaría conocer en qué personas están inspirados los personajes... y les haría una entrevista.

05 agosto 2011

Fernando del Paso 1976


Excelente texto de Fernando del Paso... !léanlo completo¡



Palinuro de México

Hacíamos el amor compulsivamente. Lo hacíamos deliberadamente. Lo hacíamos espontáneamente. Pero sobre todo, hacíamos el amor diariamente. O en otras palabras, los lunes, los martes y los miércoles, hacíamos el amor invariablemente. Los jueves, los viernes y los sábados, hacíamos el amor igualmente. Por último, los domingos hacíamos el amor religiosamente.

O bien, hacíamos el amor por compatibilidad de caracteres, por favor, por supuesto, por teléfono, de primera intención y en última instancia, por no dejar y por si acaso, como primera medida y como último recurso. Hicimos también el amor por ósmosis y por simbiosis: a eso le llamábamos hacer el amor científicamente. Pero también hicimos el amor yo a ella y ella a mí: es decir, recíprocamente. Y cuando ella se quedaba a la mitad de un orgasmo y yo, con el miembro convertido en un músculo flácido no podía llenarla, entonces hacíamos el amor lastimosamente.

Lo cual no tiene nada que ver con las veces en que yo me imaginaba que no iba a poder, y no podía, y ella pensaba que no iba a sentir, y no sentía, o bien estábamos tan cansados y tan preocupados que ninguno de los dos alcanzaba el orgasmo. Decíamos, entonces, que habíamos hecho el amor aproximadamente.

O bien, a Estefanía le daba por recordar las ardillas que el tío Esteban le trajo de Wisconsin y que daban vueltas como locas en sus jaulas olorosas a creolina, y yo por mi parte recordaba la sala de la casa de los abuelos, con sus sillas vienesas y sus macetas de rozaste esperando la eclosión de las cuatro de la tarde, y así era como hacíamos el amor nostálgicamente, viniéndonos mientras íbamos tras viejos recuerdos.
Muchas veces hicimos el amor contra natura, a favor de natura, ignorando a natura. O de noche con la luz encendida, mientras los zancudos ejecutaban una danza cenital alrededor del foco. O de día con los ojos cerrados. O con el cuerpo limpio y la conciencia sucia. O viceversa. Contentos, felices, dolientes, amargados. Con remordimientos y sin sentido. Con sueño y con frío. Y cuando estábamos conscientes de lo absurdo de la vida, y de que un día nos olvidaríamos el uno del otro, entonces hacíamos el amor inútilmente.

Para envidia de nuestros amigos y enemigos, hacíamos el amor ilimitadamente, magistralmente, legendariamente. Para honra de nuestros padres, hacíamos el amor moralmente. Para escándalo de la sociedad, hacíamos el amor ilegalmente. Para alegría de los psiquiatras, hacíamos el amor sintomáticamente. Y, sobre todo, hacíamos el amor físicamente. También lo hicimos de pie y cantando, de rodillas y rezando, acostados y soñando. Y, sobre todo, y por la simple razón de que yo lo quería y ella también, hacíamos el amor voluntariamente…

04 agosto 2011

Temporada de brujas


Perfiles de películas

Hay películas que buscan objetividad histórica ("1492: la conquista del paraíso"), otras que resaltan la capacidad del mito ("300"); otras son parodias críticas o cómicas, y otras novelan la historia para hacerla más atractiva... pero nunca me había encontrado con una película que tuviera cierto fundamento histórico, más o menos bien representado, pero que busque resaltar el mito detrás de la realidad.

El ejercicio es interesante pero nada más... me parece más adecuado resaltar el mito y venderlo como tal o buscar la objetividad histórica.

En la intriga de predestinación vemos la sentencia de unas supuestas brujas... poco antes de terminar, una bruja regresa de la muerte y mata al sacerdote que quería terminar con el rito de exorcismo de la bruja. En ese momento uno se queda paralizado: ¿es o no es una película seria?

No es una película seria, pero tiene atisbos de objetividad que la clasifican como un churro bien logrado.

28 julio 2011

Catarsis


Para los amantes de las películas con música rock, efectos visuales y ciencia ficción psicológica. La recomiendo.

La película resulta catártica, el guión no es espectacular, es más, es estúpidamente sencillo: un padrastro aprovechará la muerte del padre de unas niñas para quedarse con la herencia.

Es un buen escape de realidad catártico para una tarde-noche de descanso.

El diablo del dinero


Me gusta la literalidad de la imagen... si así es el diablo del dinero ¿cómo serán otros diablos como el de la lujuria, el del odio o el de la soberbia?

14 junio 2011

Colegios invisibles

No, no se trata de Hogwarts School of Witchcraft and Wizardry, donde para llegar hay que atravesar paredes, sino de una comunidad informal de científicos (de cualquier clase) que trabajan en un mismo tema y que intercambian información.

El colegio invisible actúa como una red de comunicación e intercambio y como un foro de educación y socialización de los nuevos científicos que comienzan su trabajo en una línea concreta de investigación.



En la década de los 70 la socióloga Diana Crane se percató de que los científicos especializados en alguna rama determinada de conocimiento eran muy pocos y que estos suelen conocerse entre sí, y están al corriente de sus trabajos.

¿Podría un blog ayudar a formar un colegio invisibles, o de hecho ya lo hace?

12 junio 2011

07 junio 2011

La consigna



Para el farolero de "El pequeño príncipe" de Antoine de Sait-Exupèry: "la consigna es la consigna".

¿Cuál es tu consigna?

27 enero 2011

¿Medios electrónicos poco serios?

He indagado sobre los errores ortográficos en los medios electrónicos... somos muchas personas las que metemos la pata en twitter, blogs y facebook; ¿será que consideramos menos serio el medio de comunicación, o estaremos justificando nuestra falta de atención y/o conocimiento respecto al lenguaje?

Hay más correctores de estilo en la web que en los medios impresos ¿será que de verdad la gente lee en pantalla?

18 enero 2011

Habemus new blog

Visita www.deconstruccionsocial.blogspot.com

Los invito a participar en un nuevo blog de sociología que se relaciona con mis clases en la universidad.

Video promocional

Este video está patrocinado por el coordinador del Congreso.



Realización: Pablo Adoue video

08 enero 2011

Cómo formar a un buen esclavo (fragmento)

Texto sacado de:

de Saint-Exupéry, Consuelo. Memorias de la rosa. Ediciones B. Memorama. España. 2000. p. 59

“¡Ah! Vamos a hacer de ti un buen esclavo, eres fuerte nos gustas!”. Lo meten en un agujero durante algunos días, una hora cada día, y sólo lo sacan del agujero para meter en su lugar a otro esclavo y para azotarlo con una vara…, sólo por desarmarlo. Le dan un vaso de agua y vuelven a meterlo de pie en el agujero, con un fardo en la cabeza. Pasada una luna, hacen una ceremonia. Lo sacan del agujero, esta vez sin azotes, le dan ropa limpia, lo dejan dormir junto a una bella esclava que le da masajes, y todo el mundo es su amigo. A él le toca entonces portarse como un esclavo bueno y fiel. Si se escapa, como todos esperan, lo atrapan de nuevo y le dan el mismo tratamiento en otra tribu. Después de tres o cuatro veces, el hombre más endurecido llega a convertirse en un esclavo verdaderamente bueno. Si es joven, tomará por amante a la esposa de su señor, y envenenará el agua para huir con ella a otra tribu…