13 junio 2006

Fragmento

Cartas de Abelardo y Heloísa

Séneca, en un pasaje de las Cartas a Lucilio, analiza la alegría que se experimenta al recibir una carta de un amigo ausente. "Os agradezco - dice - por escribirme con frecuencia. Vos os mostráis a mí, así, de la única manera que os es posible. Cuando recibo una de vuestras cartas, de inmediato estamos reunidos. Si los retratos de nuestros amigos ausentes nos son queridos, si renuevan su recuerdo y claman, con un vano y engañoso consuelo, la tristeza de la ausencia, las cartas son todavía más dulces, pues nos aportan una imagen viviente". Gracias a Dios, ninguno de tus enemigos podrá impedirte entregarnos por este medio tu presencia; ningún obstáculo material se opone a ello. Te lo suplico: !que no falten por negligencia!

3 comentarios:

nadx dijo...

Sérneca? o Séneca?

nadx dijo...

ay que burra, jajaja ni siquiera eso pusiste. Sérneca?, sorry

Anónimo dijo...

Estimado amigo, prometo en cuanto pueda leer con atención las palabras que magicamente escribiste y comentarte con mucho gusto sobre ellas. Un abarzo. Alberto.