19 agosto 2013

El diario de Satanás



En "El diario de Satanás" Leónidas Andreiev (1879-1919) reflexiona, no sobre la existencia de Satanás, sino sobre lo irrelevante que resultan el Averno y su máximo representante en el mundo occidental contemporáneo (inicios del s. XIX). La historia se escribió al finalizar la Primera Guerra Mundial.

La historia se desarrolla en la campiña romana, cuando Satanás, encarnado en hombre, se hace pasar por un acaudalado ciudadano norteamericano que ha optado por el altruismo para burlarse de Dios. El burlado resultará ser Satanás cuando se entera que la mujer ha perdido su "inocencia", el hombre no tiene ningún aprecio por el hombre y ya nadie reconoce su autoridad, porque la Tierra es el nuevo infierno.

Otras lecturas muy recomendables de Andreiev son: "La risa roja" y "Los siete ahorcados".

02 mayo 2013

Malvados por naturaleza


Es conocida la expresión de que "el ser humano es bueno por naturaleza, es la sociedad quien le corrompe" ¿sería posible que el ser humano pudiera nacer malo naturalmente?

Esta película de Lynne Ramsay plantea la posibilidad de que un individuo nazca con una tendencia innata hacia el mal. Ya se habían desarrollado filmes con temáticas como "Asesinos por naturaleza", pero ver a un niño hacer maldades a su propia madre, es un poco más difícil de digerir. Con extraordinario casting y actuaciones (Tilda Swinton en el papel de la madre de Kevin) memorables.

En la antigüedad, los hijos debían asumir las deudas o la herencia de sus padres por el simple hecho de ser parientes. En esta película la madre de Kevin pagará, con desprestigio social, las atrocidades de su hijo. No hemos cambiado mucho entonces. Muy recomendable para los que consideren factible la idea de la maldad natural y, sobre todo, los que gustan de películas crudas e insensibles.

01 mayo 2013

¿Cuál camino tomarás?


Es una película de Fernando Meirelles (Ciudad de Dios / El Jardinero Fiel) que trata sobre los giros que da la vida cuando tomas decisiones. No hay ningún hilo negro (porque no hay forma de saber a dónde nos conducen las decisiones), pero "sólo se vive una vez" y "no hay tiempo para arrepentirse".

El guión es de Peter Morgan (Frost/Nixon / El último rey de Escocia / La Reina). Es una historia convergente que se desarrolla desde Rusia y Eslovaquia hasta Estados Unidos y Brasil. Todas las historias están enlazadas indirectamente. El manejo de planos secuencia es excelente, hay detalles de cámara muy originales.

Hay que verla porque está divinamente narrada, induce a la reflexión, pero no tiene pretensiones educativas. Me recordó a "Cloud Atlas", pero en pequeña escala.

19 diciembre 2012


A un mes de haber perdido el celular... puedo decir con certeza que el celular no es una necesidad. Es, como ha sido siempre, una falsa necesidad.


Regresé a la tarjeta de celular, aunque sólo haya teléfonos afuera de los baños de Sanborns y en algunas esquinas de la ciudad. Llegué a pensar que la herramienta se había vuelto ya esencial en la vida del ser humano, pero aún rechazo la idea, lo he vivido.

El celular es una extraordinaria herramienta (y cuando las compañías puedan ponerse de acuerdo con los papeles volveré a tener un smartphone), el día que me robaron el celular iba a hacer una transmisión en vivo de una novillada por Internet con su ayuda, pero no es vital ni esencial en nuestras vidad. Tal vez son las propias compañías de teléfono las que no han hecho creerlo.

10 diciembre 2012

Utopía

¿Cuál es el mejor de los mundo posibles?



¿Cuál es el mejor de los mundos imposibles?

28 julio 2012

Fragmento de “Expulsión de la bestia triunfante” de Giordano Bruno


Aquí Giordano habla de un lenguaje común, nombra los nombres libremente, […] llama al pan pan, al vino vino, a la cabeza cabeza, al pie pie,  a otras partes por su nombre propio, llama comer al comer, dormir al dormir, beber al beber […] Mantiene milagros como milagros, prodigios y maravillas como prodigios y maravillas, verdad como verdad, doctrina como doctrina, bondad y virtud como bondad y virtud, imposturas como imposturas, decepciones como decepciones, cuchillo y fuego como cuchillo y fuego, palabras y sueños como palabras y sueños, paz como paz, amor como amor. Considera a los filósofos como filósofos, a los pedantes como pedantes, a los monjes como monjes, a los ministros como ministros, a los predicadores como predicadores, a los chupasangres como chupasangres, a los tarambanas, saltimbanquis, charlatanes, frívolos, pendencieros, actores y loros tal como se los llama, muestra lo que son: trabajadores, benefactores, sabios y héroes como ellos mismos.